Redes sociales

Facebook
Twitter
Youtube
Tuenti

Últimas noticias


Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Warning: Creating default object from empty value in /home/pactojanas/pactojanas.com/modules/mod_latestnews/helper.php on line 109

Próximos eventos

Calendario

loader
Mensaje
  • Normativa EU e-Privacy

    El Montruo de las Galletas también ha conquistado esta web, utilizando sus cookies para controlar la autentificación, navegación y otras funciones. Si utilizas la web estás aceptando sus cookies en tu ordenador.

    Ir a la Normativa Europea

Arquitectos del Cómic: B. M. B. PDF Imprimir E-mail
Mundo friki - Cómic
Escrito por Freeman   
Martes, 25 de Agosto de 2009 22:58

BRIAN M. BENDIS

Érase una vez un chico que quería ser George Perez. Un chico cuyo porvenir estaba tan claro como los cómics que devoraba. Y así se lo hizo saber a sus amigos; aunque el futuro le deparaba una destreza más importante que la gráfica.

Brian Michael Bendis nace el 18 de Agosto de 1967 en Cleveland, Ohio, en el seno de una famila judía americana. A pesar de rebelarse contra su educación religiosa y de dejar clara siempre su inquietud por el mundo del noveno arte, el colegio de enseñanza moderna Ortodoxa para chicos era lo que sus padres habían elegido para su juventud.

Entre los veinte y los veinticinco años, Brian se dedicó a intentar meter su brillante cabeza (antaño más poblada) en diversas editoriales de cómics, donde enviaba sus textos que más tarde le eran devueltos con una negativa. Al final acabó por dejarlo, aludiendo a que aquello era demasiada “lotería”, sin saber aún que para aquella lotería él tenía un monton de participaciones.

Visto lo visto, Bendis buscó nuevos horizontes donde poder promocionarse. Recordando sus primeras frases, cogió los lápices y se puso a dibujar. Empezó como caricaturista para periódicos y magazines locales; trabajo que no le apasionaba pero que estaba bien remunerado. Gracias a esto, consiguió el dinero necesario para llevar a cabo su primer trabajo: Fire, y por el cual se convirtió en un artista completo (a pesar de sus carencias, sus trazos oscuros y su narrativa complementaban muy bien su trabajo).

Influenciado desde siempre por el género negro con autores de cómics como: Jim Steranko, y de novela como: Jim Thompson y Dashiell Hammett, era evidente que su primeras obras tuvieran mucho sabor noir. Y así fue como, en la editorial de cómics Caliber (lugar donde forjaría sus grandes amistades con: Mike Oeming, David Mack y Marc Andreyko) despuntó con su siguiente obra Jinx, en el año 1996; una obra cuya labor de documentación fue exhaustiva (entrevistándose con cazarrecompenzas, detectives e incluso convictos). Ese sería el pistoletazo de salida, al cual le seguiría su siguiente obra del mismo género Goldfish (spin off de Jinx).

Luego llegaría Todd McFarlane y su sello Image. Una nueva casa donde reeditar sus obras (cedidas por Caliber) y donde crear dos de sus mejores trabajos (premiados con el Eisner): Powers y Torso. También sería el encargado de darles vida a los detectives del universo Spawn, Sam & Twitch, durante los primeros veinte números.

Llega el nuevo siglo y la liebre salta. 2001, y el teléfono de la joven promesa suena. Es Joe Quesada, es Marvel, y las puertas del Valhalla al final se abren de par en par. Una mezcla de genialidad, de diálogos creíbles y personajes cotidianos (admirador profeso de genios como: David Mamet y Woody Allen), y de su amigo David Mack, hacen posible su incorporación como guionista en las filas del gran sello.

Daredevil es su primera prueba de fuego para este nuevo siglo que comenzaba. Una cabecera que había sido renombrada por el genial Kevin Smith y continuada por su amigo Mack, es ahora testigo de la maquinaria engrasada del autor, que le da un giro de 180º. Bendis, acompañado del magnífico dibujante Alex Maleev, coge al diablo guardián, lo ensucia, lo tiñe de negro urbano y lo convulsiona hasta tocar el suelo. Más de 55 números, y un premio Eisner, que ceden el relevo a Ed Brubaker y Michael Lark en el año 2006.

En el año 2001 también llega su obra más intimista y madura para la límea MAX: Alias. Un ricón del universo marvelita donde vive la detective privada (y anterior superheroina) Jessica Jones, que además, entre caso y caso, se relaciona con el resto de personajes importantes de éste (Capi, Ms Marvel...). La colección dura 28 números y luego pasa a llamarse The Pulse, donde están otros 14 números, con una pequeña reubicación en dicho universo.

Pero la traca final llega ese mismo año, al participar como arquitecto en la creación del universo Ultimate. Ultimate Spiderman es la obra que lo encumbra definitivamente. La visión renovada y juvenil del personaje, así como de todo su ecosistema y vuelta de tuerca costante, hacen que aún hoy, con más de 100 números (junto con su anterior dibujante, Mark Bagley, hacen la pareja más longeva en una colección Marvel) sea uno de los bestseller de la casa. Rubricando una de las mejores sagas: La saga del Clon.

Pasan los años y Bendis va tomando posiciones cada vez más relevantes en Marvel. Su contrato se alarga al igual que sus historias. Empieza a impregnar todo el universo con su particular visión de los héroes. Los diálogos, las vidas cotidianas y las relaciones humanas patronan todo lo que pasa por sus manos. Y así llega 2004. Solo son necesarios 3 números, un especial, y una de las cabeceras más emblematica, Los Vengadores, es cercenada. Nacen Vengadores Desunidos ( mueren Ojo de Halcón y La Visión; con la caída de la Bruja Escarlata en la locura) y la serie limitada Secret War (con la desaparición de Nick Furia), y con ellas la arquitectura del futuro del cómic. Un futuro sin aparente vuelta atrás, donde las macrosagas vuelven con más fuerza que nunca y con ánimo de sembrar y recoger.

De este año en adelante, el autor pasa a ser encumbrado y vilipendiado a partes iguales. Son las dos caras de la misma moneda. Pero para mal o para bien, Bendis marca un rumbo y el navío le sigue, su nombre: Dinastia de M, y su frase: “No más mutantes" hace estallar todos los ejes. Cuatro números especiales, dibujados maravillosamente por Oliver Coipel, que cambian el statu quo del universo en el verano del 2005.

Vuelve la realidad y con ella Nuevos Vengadores bajo el brazo. Un nuevo concepto de grupo de superhéroes más callejero y de historias menos epopéyicas; alejándose considerablemente de la línea histórica de la cabecera. Es quizás la obra más floja del autor, debido a su incapacidad para las escenas de acción. Encontrándonos con unos vengadores demasiado inusuales que no paran de hablar. Todo esto se solventa tras la siguiente macrosaga de la cual se encarga Mark Millar, Civil War. De ella, la unidad se divide en dos: Nuevos Vengadores y Poderosos Vengadores; llevándose la parte más hiperbólica esta última.

Nuevos Vengadores es por fin un sello reconocible y con una calidad palpable. Ya nada tiene que deber a nadie y es por eso que de ella surge la saga para la que Bendis había nacido (así como la serie limitada Los Iluminati). No se sabe si de chiripa u orquestada como un reloj de cuerda, aparece: Invasión Secreta. Una gallina de los huevos de oro que ha sabido conjugar una buena trama con aires del pasado y que da y quita a partes iguales. El evento Marvel del 2008, que aún hoy trae cola; una cola de ébano llamada Reinado Oscuro.

Y como ya pasara con el patriarca mutante Cris Claremont, y el resurgir de la franquicia mutante bajo su tutela, la historia se repite. Brian M. Bendis comienza a dibujar de nuevo, y lo hace para culminar lo que parece ser la construcción venidera de Marvel. Ahora, al compás de su flauta mágica, los Vengadores danzan a su ritmo, el de un nuevo Arquitecto del Cómic.

Última actualización el Sábado, 19 de Septiembre de 2009 13:10
 
Jana sola

El Pacto de las Janas es una asociación juvenil lúdico-cultural no lucrativa.

Una asociación para frikis como tú.

Contacta con nosotros en nuestro foro o a través de nuestro mail.